Con un carácter deportivo pero elegante, el Maverick se ha convertido en un clásico de la marca. Se caracteriza por una elegancia sin esfuerzo, que le permite adaptarse a una variedad de situaciones.